Es domingo por la noche. Este fin de semana has comido más de lo que deberías. Te propones empezar dieta el lunes y perder peso. Estás convencido/a. Llevas tiempo haciendo excesos y tu cuerpo lo empieza a notar.

Tus hábitos alimentarios no han sido los más saludables del mundo y has engordado desde la última vez que te pesaste. Incluso no quieres ni mirar la báscula, no sea que te de un “patatús”. Solo de pensarlo te aparecen infinidad de pensamientos destructivos que te hacen sentir culpable.

Empiezas el lunes animada/o. Ya has hecho muchas dietas antes y hasta podrías escribir un libro de recetas y consejos para perder peso. Pero a media semana (o incluso antes) una vocecilla mezclada con ansiedad te pide que te compres esa pasta de chocolate que hacen tan buena en la panadería.

Además, cada vez que pasas por delante de la nevera parece que ésta te habla y quiere que la abras: a ver qué hay dentro que puedas picar…

A lo mejor has tenido un día horrible en el trabajo y cuando te quedas tranquilo/a después de cenar sientes que tu cuerpo te pide algo dulce. Sabes que no te conviene…pero te lo mereces. Eso sí, una vez está el premio en la boca ya te estás arrepintiendo. Siempre la misma historia…

¿Te suenan alguna de las cosas que te digo? ¿Te gustaría perder peso, mejorar tu alimentación o sencillamente sentirte más a gusto contigo mismo/a? ¿Estás hasta las narices de las dietas milagro, de estar todo el día pensando en la comida, o de perder peso y luego ganar el doble?

¿Te gustaría saber cómo mejorar todas esas sensaciones? Pues te invito a ver la entrevista que he realizado a Natàlia Calvet, coach experta en hábitos saludables.

¡Dale al play!

¿Quién es Natàlia Calvet?

Natàlia es Coach y Experta en Hábitos Saludables. Lleva muchos años ayudando a mujeres a sentirse feliz y a gusto con su cuerpo y con su vida.

Siempre le ha apasionado el mundo de la salud y la alimentación. Su misión es ayudar a miles de mujeres a transformar sus hábitos y su mentalidad, para que empiecen a cuidarse y puedan vivir la vida que desean.

Ha ayudado a más de 18.000 personas con su Reto Gratis “7 días sin azúcares añadidos” y a centenares de mujeres a través de su programa de 8 semanas “Reprograma tu mente y tus hábitos para perder peso”.

Aquí te dejo un resumen con lo más destacado de la entrevista:

  • ¿Qué es lo que te lleva a dedicarte al mundo de la alimentación y los hábitos saludables?

Siempre me ha interesado mucho la alimentación y el poder que tenemos con nuestros hábitos diarios de influir en nuestro bienestar y en nuestra salud. De joven me empecé a interesar por temas de alimentación, hacía mucho ejercicio, y por eso decidí estudiar Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Además, a los 20 años me diagnosticaron Diabetes Tipo I, y esto todavía me “obligó” a cuidarme más. Es una enfermedad compleja que requiere que lleves sí o sí que lleves una alimentación muy sana y controlada. Me reafirmó en la importancia de cuidarse.

  • Ayudas principalmente a mujeres. ¿Por qué este público en concreto?

Por varios motivos. Uno de ellos es que me siento cómoda trabajando con mujeres. Pero también porque veo que hoy las mujeres lo tenemos especialmente difícil. Tenemos una presión enorme para ser “superwoman” y poder con todo. Tenemos unas cargas de trabajo increíbles (trabajo, casa, hijos, etc.) y por eso necesitamos aprender a cuidarnos, hacer que esta carga sea lo más llevadera posible y poder disfrutar de una vida feliz.

  • ¿Qué les dirías a todas estas mujeres que ya han probado de todo y están hartas de hacer dietas?

Es un problema muy habitual y el entorno no nos ayuda nada. El entorno nos empuja a comer fatal. El 85% de las cosas que hay en el supermercado son insanas y directamente nos perjudican. El entorno además nos empuja a tener una vida muy sedentaria, a vivir muy estresadas y esto hace difícil poder cuidar de tu cuerpo, tu salud y tu bienestar. Además es un problema muy claro de mentalidad. Existen unas creencias muy arraigadas, por ejemplo: que la única manera de conseguirlo es hacer una dieta y sacrificándote, machacándote en el gimnasio, y no poder comer nunca más las cosas que tu crees que te gustan tanto. Intentar perder peso con esta mentalidad, es el motivo por el cual el 90% de la gente no lo consigue. O muchas veces lo consiguen, con dietas drásticas, pero luego lo recuperan. El problema de fondo es encontrar los hábitos que te ayuden a encontrar tu peso sano y a mantenerlo. Sobre todo trabajar tu mentalidad para que aprendas a disfrutar de estos hábitos. Tener una vida sana te lleva a tu peso.

  • Supongo que la clave no es el peso, lo que marque la báscula, sino que te sientas a gusto con tu cuerpo y te sientas saludable, ¿no?

Este es un tema que trabajo mucho en mis programas: el tema de la báscula y del número. Nos fijamos en este indicador que no nos ayuda y no va a determinar quién eres. Estamos en medio de la presión de la industria alimentaria que no para de fabricar productos que nos perjudican y nos quieren hacer creer que no son tan malos o nos hacen felices. Y por el otro lado tenemos la industria del fitness y de las cremas, que nos obligan a estar fantásticas, muy delgadas y tener un cuerpo que solo es de algunas. Cada una tiene su cuerpo y todos son bonitos. Hay una presión muy grande para conseguir esos estándares de belleza a toda costa.

  • Y esto acaba generando a nivel interno unas batallas y unas emociones que son destructivas, ¿no?

Sí, vivir así es un peso muy grande y afecta en muchos ámbitos de tu vida. Te afecta en tu autoestima, en las relaciones con los demás, y en tu vida laboral y social. Mirarte en el espejo y que no te guste lo que ves es muy grave. Esto es muy importante trabajarlo. Pero trabajarlo no significa conseguir el cuerpo de la modelo, significa trabajar tu mente para sentirte cómoda con tu cuerpo, tener un cuerpo saludable y aprender a quererlo.

  • Muchas mujeres que quieren realizar estos cambios sienten que les falta fuerza de voluntad. ¿Qué opinas sobre la fuerza de voluntad?

¡Si te contara las veces que he escuchado “es que yo no tengo fuerza de voluntad”! Esto también es una creencia. No podemos conseguir estos cambios con fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad es un recurso finito, se acaba. La utilizamos cada día para muchas cosas y no podemos tirar de ella para conseguir una vida sana. Lo que tenemos que hacer es transformar nuestros hábitos. Los hábitos, cuando están bien establecidos nos salen solos. Es una estrategia de nuestro cerebro para ahorrarnos energía y no estar tan pendientes de muchas cosas cada día. Y cuando consigues que estos hábitos sean saludables y te salgan solos, ya no dependes de esta fuerza de voluntad. Además es un tema de mentalidad. Si sigues pensando que vivir una vida sana es un sacrificio y que no poder comer patatas fritas o donuts te estás perdiendo algo en la vida, aquí es dónde está el problema. Es un problema de mentalidad.

  • Hay personas que tienen adicción al azúcar. ¿Cómo una persona que tiene esta necesidad tan grande de comer azúcar puede dejarlo? ¿Cuál sería el primer paso?

Todos estos productos, que además de una cantidad ingente de azúcar, llevan harinas refinadas, grasas de mala calidad y sal, los convierten en productos muy agradables al paladar., y que se ha demostrado que tienen propiedades adictivas. Entonces, para conseguir dejar el azúcar tengo un Reto en Facebook, por las que han pasado 18.000 personas, que se llama “7 días sin azúcares añadidos”. Primero lo importante es tomar consciencia. Y luego dejar de tomar todos estos productos, porque es un pez que se muerde la cola.. Y no solo los productos con azúcar, sino también los productos con edulcorantes. Lo que nos pasa es que tenemos las papilas gustativas completamente alteradas. Cuando dejas de comer este tipo de productos, el efecto es súper rápido. A los 3-4 días hay un cambio en las papilas gustativas y te das cuenta que te empiezan a gustar mucho más las verduras y las frutas. La industria nos machaca a unas cantidades tan grandes de azúcar que tenemos todo el sistema del paladar distorsionado. Un tema es la alimentación y otro tema importante son las emociones. Hay que aprender a vivir nuestras emociones. Tenemos tendencia a querer huir de las emociones etiquetadas como negativas. No nos gusta estar tristes, enfadados, ansiosos, etc. Las emociones son emociones, y nos cuentan cosas y nos ayudan a aprender. Hay que aprender a vivirlas y sobre todo a no recurrir a la comida para gestionarlas, porque entras en una espiral negativa.

  • ¿Qué bloqueos o conflictos acostumbras a encontrar detrás de estas emociones?

Principalmente el “yo no puedo conseguirlo”. Cómo decíamos al principio, hay mujeres que han probado muchas dietas, a veces lo consiguen pero les dura poco o no lo consiguen. Esto afecta mucho en su autoestima y no se creen capaces de lograrlo. Esto es un bloqueo muy importante. Si tu piensas que no vas a lograrlo es muy difícil que lo logres. Es muy importante trabajar en la mentalidad. Y luego el no tener herramientas para gestionar las emociones.

  • De pequeños no se acostumbra a enseñarnos a escuchar y a gestionar las emociones, y cuando nos hacemos mayores y nos encontramos frente a problemas, podemos tender a lo fácil y a lo que nos empuja la industria alimentaria, ¿no?

No nos enseñan a gestionar las emociones y además la mala relación con la comida está muy normalizada. Porque si miras a tu alrededor, a lo mejor hay personas que no tienen problemas de peso, pero normalmente la relación con la comida es muy mala: la usamos como premio, como castigo. Eso de “pobrecito el niño, que se coma una piruleta” es algo muy arraigado y no es normal. Lo tenemos normalizado porque es lo que vemos, pero no es normal comer algo que te perjudica para hacerte feliz. La comida no solo nos nutre, hay un tema social. Está bien celebrar las fiestas con comida, pero no con productos que llevan muchas harinas refinadas y te dan un chute de insulina que es perjudicial para tu cuerpo. Es importante encontrar maneras de celebrar que no nos vayan en contra. La comida sana es deliciosa. Comida saludable en la cantidad adecuada. No hace falta atiborrarse para ser feliz. Si tu digestión es mejor, te vas a encontrar mejor.

  • Supongo que hay creencias que son más complicadas de trabajar.

Lo más complicado en estas personas que ya han probado muchas cosas y no lo consiguen, es su facilidad por tirar la toalla. Por eso es importante ir poco a poco con estas creencias. No buscar el número en la báscula y frustrarte a la semana por ver que no estás perdiendo el peso que necesitas. Lo importante es centrarte en cuidarte, en saber que estás haciendo lo mejor para tu cuerpo, que haciendo esto te encuentras con más energía. Es complicado pero se consigue.

  • Estamos acostumbrados a querer los resultados ya mismo y tener gratificaciones inmediatas. Supongo que por eso hay personas que acaban adquiriendo productos y dietas milagrosas. ¿Qué opinas?

No hay ningún producto que haya demostrado eficacia y las dietas milagrosas son hasta peligrosas. No trabajan en tu mentalidad. A algunas personas les sirven estas dietas pero luego recuperan el peso porque no hacen un cambio de hábitos. Cuando dejan de hacer la dieta se ponen a comer como antes. Y además, por el tema del metabolismo, acabas ganando más peso del que tenías. Muchas de estas dietas milagrosas (dieta de la alcachofa, Dukan, etc.) son deficitarias en nutrientes y pueden causar problemas de salud.

  • Existen muchas dietas de todo tipo y esto puede acabar abrumándonos, ¿no?

Cada uno tiene que encontrar la manera de comer y disfrute. Por ejemplo, hay mucha confusión con la dieta Paleolítica. La gente se piensa que solo es comer carne, pero en realidad la base de esta alimentación son las frutas y las hortalizas. También hay productos animales y grasas saludables. Eliminan los cereales, las legumbres y en algunos casos los lácteos. Es un tipo de alimentación que si a ti te va bien y te sirve es válida. Igual que la dieta Cetogénica, que baja mucho los hidratos de carbono. Si es una la alimentación que te gusta, disfrutas y te sirve puedes comer de esta manera, al igual que con la dieta vegetariana y vegana (en estos casos deben suplementar la vitamina B12).

  • ¿Dónde te pueden encontrar las personas que quieran profundizar más sobre este tema y quieran que les ayudes?

Me pueden encontrar en la web www.nataliacalvet.com y tengo el Reto “7 días sin azúcares añadidos” que es gratuito. Ahora en febrero hago una nueva edición de mi programa online “Reprograma tu mente y tus hábitos para perder peso” donde trabajamos paso a paso todo lo que hemos estado hablando, para cambiar tu mentalidad y tener una relación saludable con la comida y con tu cuerpo. El próximo martes 22 de enero también hago una teleclase gratuita “La clave para perder peso no está en tu boca sino en tu mente” donde podrán hacerme preguntas y resolver sus dudas.

  • Y para finalizar, ¿qué es aquello por lo que siempre tienes tiempo?

En mi caso, para comer bien.

 

 

Espero que te haya gustado la entrevista. Si te ha ayudado y crees que puede ser de ayuda a otras personas, comparte la entrevista sin dudarlo.

¡Feliz instante!

Núria Garcia Rovira

Formadora y creadora de Sí Tengo Tiempo. Experta en Fisioterapia Integral, Productividad y Vida Equilibrada. Enamorada de la vida y de este preciso instante. Ayudo a las personas a vivir una vida saludable y coherente con quién realmente son.

Autora del libro ¡Sí Tengo Tiempo!